La luna

Veo en el lago como un resplandor. No sé cómo llegué hasta acá, pero no tiene importancia. Es ese resplandor. El agua se mueve desaforadamente quebrándose en olas imposibles, y el mundo parece haber pausado. Cae sobre mi esa sensación tan mística, onírica y sombría, dueña de una atracción capaz de opacar hasta el más serio pavor. Es la energía de la naturaleza que me ha traído aquí, ¿pero cómo?. Algo que no puedo entender me comunica que estoy a punto de ser testigo del suceso. El resplandor del lago ha perdido su color acuático, y se ha convertido en uno plateado. El agua continúa retorciéndose en un baile que para mi es foráneo. Vagamente simula figuras humanas. Desde el cielo, me observa la luna como una madre, que poco a poco incrementa en tamaño. Miro hacia abajo y veo el lago. Estoy elevado sobre este, y no puedo desplazarme en ninguna dirección. La luna sigue creciendo cuando de pronto mi cuerpo comienza un lento descenso en dirección a las aguas. Al tocar el agua, noto que frena mi descenso y me veo en pie sobre el lago. Ahora las hadas elementales danzan a mi alrededor. La luna ya no se ve en el cielo, y una mujer de gran altura se sitúa frente a mi. Sus ropajes son blancos como de seda fina, y su rostro también, parecido al color de la luna. Sus ojos están cerrados, y siento que su alma trae una edad infinita. Posee características superiores a la mía. Lentamente abre los ojos, y entiendo lo que ocurre, porque ese color nunca lo había visto. Las ninfas del agua no son mas que una extensión suya y la furia del agua proveniente de su fuerza. “Soy Diana, madre creadora de lo que véis. He venido a advertiros que se acerca el fin, pues habéis olvidado vuestro origen,” dijo creando un eco que rebota a través del valle que envuelve el agua. En un acto de gloria Diana eleva sus brazos para crear un embudo que me envuelve, reafirmando el poder de mi experiencia onírica. Solo puedo ver el agua, y segundos después estoy sumergido, retornando así al inicio del mundo.


|

Comentarios

precioso cuento .. me encantó es fantástico soñar y conocer seres,  formas, colores, lugares.. increíbles y en tu cuento flotar y transportarte a sucesos nuevos.. simplemente una experiencia onírica esquisita. Un abrazo Tomás querido.

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar